Cómo mejora la dieta mediterránea la función cognitiva (II): Por sus propiedades antiinflamatorias

Seguimos hablando de dieta mediterránea y su efecto beneficioso sobre el deterioro cognitivo. En esta ocasión nos centraremos en otra de las propiedades de la dieta mediterránea que beneficia a nuestro cerebro: La capacidad antiinflamatoria.

La inflamación es un proceso muy complicado en el que participan muchos tipos de células como los leucocitos, los linfocitos o los macrófagos. También existen moléculas como los anticuerpos u otras que actúan como mensajeros entre las células para poner en marcha o frenar el proceso.  Son las citoquinas o las quimioquinas como ejemplos de las más importantes. La inflamación es un proceso beneficioso que se encarga de destruir los organismos invasores y de eliminar las sustancias que ya no nos son útiles. Pero cuando la inflamación se desarrolla durante demasiado tiempo o se pone en marcha cuando no es necesaria, puede ser perjudicial. Y esto es precisamente lo que ocurre en la Enfermedad de Alzheimer, que la inflamación es responsable (en parte) de que aparezca y evolucione la enfermedad.

El cerebro tiene su propio sistema de defensa, formado principalmente por los astrocitos, que son las principales células defensivas que existen en la glia (las células nodrizas de las neuronas que les proporcionan sostén, protección e incluso reparan las lesiones, que no las regeneran por degracia). En la Enfermedad de Alzheimer existe una especie de círculo vicioso entre la inflamación y las lesiones características de la enfermedad: las placas de amiloide y los ovillos neurofibrilares. Es decir, la inflamación está detrás de la generación de las lesiones y las lesiones generan inflamación. Cuando hablamos de inflamación no nos referimos a que el cerebro enfermo de Alzheimer esté más caliente o tenga pus. Se trata de una inflamación crónica sólo apreciable a nivel microscópico. Los astrocitos son más numerosos y generan multitud de moléculas que favorecen la inflamación y a través de ella la generación de placas y ovillos e incluso la muerte directa de las neuronas. Por supuesto que esto se hace con una buena intención: la de eliminar las lesiones. Pero, por razones no bien conocidas, las lesiones no son adecuadamente eliminadas e incluso, como hemos dicho, la propia inflamación hace que se generen más lesiones. Por supuesto que no todas las moléculas son proinflamatorias. En el mismo proceso se generan también otras moléculas que frenan la inflamación. Al final, se trata de una especie de lucha entre los mecanismos que favorecen y los que frenan la inflamación. Desgraciadamente el balance suele decantarse por el mantenimiento de una inflamación crónica que va dañando progresivamente el cerebro.

La dieta mediterránea tiene indudables propiedades antiinflamatorias. Muchos de sus componentes, como el aceite de oliva tienen actividad antiinflamatoria demostrada por ejemplo por la disminución de marcadores inflamatorios en la sangre de personas que se alimentan con dieta mediterránea. Por tanto, es evidente que las conocidas propiedades antiiflamatorias de la dieta mediterránea explican una parte del efecto beneficioso de ésta sobre la cognición.

Como curiosidad final. Se preguntaran cómo es que si la inflamación es tan importante en la generación de la Enfermedad de Alzheimer, no tratamos con antiinflamatorios a los pacientes. Resulta que, efectivamente, se ha visto que la gente que toma muchos antiinflamatorios (como las personas afectas de artritis) desarrollan menos Enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, los ensayos clínicos que se han realizado sobre pacientes de Alzheimer no han demostrado un efecto beneficioso de los antiinflamatorios sobre la evolución de la enfermedad. Así que la terapia antiinflamatoria puede tener un efecto preventivo pero no modifica el curso de la enfermedad una vez que se ésta aparece. Como además los antiinflamatorios tienen multitud de efecto secundarios, no parece que compense la disminución del riesgo de desarrollar una demencia con los efectos secundarios de los antiinflamatorios de forma prolongada. Por eso no se recomiendan en personas que no los necesitan por otro motivo.

 

Muchas gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>